“Brillante” y “diamante” a menudo se usan indistintamente. Sin embargo, no son sinónimos. “Diamante” es el nombre de la piedra preciosa en sí, mientras que “brillante” denota únicamente la talla o corte de un diamante en una forma determinada. Es habitual que usemos el término “brillantes” de manera genérica al ser la talla más utilizada, como al nombrar genéricamente unos pendientes de brillantes, si bien en ese caso sólo se referiría a pendientes con diamantes de talla brillante. En la práctica es muy habitual confundir los dos términos, o no tener claro a qué hace referencia cada uno. Aquí despejamos las dudas y vemos la diferencia entre un diamante y un brillante.

Diferencia entre un diamante y un brillante

Diamante en bruto.

¿Qué significa el término “brillante”?

El término “brillante” es de hecho una abreviatura de “talla brillante”. Se trata de una forma de tallar un diamante que optimiza su apariencia y la forma en que refleja la luz, incrementando el fuego y vida interior característicos de los diamantes. Talla puede referirse tanto a la forma que se le da al cortarlo, como a la calidad del corte de un diamante. De hecho, la talla es una de las características principales que definen la calidad de los diamantes.

Un diamante bien cortado tiene una mayor reflexión. Un diamante de talla brillante, con el número ideal de 58 facetas de su característica forma, tiene un brillo más intenso y un atractivo mayor. De todas las formas de tallar un diamante, la talla brillante es la que consigue sacar el brillo más intenso de los diamantes. Esta es la razón por la que esta forma de tallar los diamantes sea la más usada para los anillos de compromiso.

Diferencia entre un diamante y un brillante

Diamante talla brillante.

¿Cómo influye la talla en la calidad de los diamantes?

La calidad de corte de un diamante se refiere a sus proporciones, su simetría y su pulido a la hora de cortarlo y, por lo tanto, es una de las características más importantes en la valoración de esta piedra preciosa. Si su profundidad es demasiado acentuada o demasiado superficial, la luz que entra al diamante a través de la tabla escapará en lugar de reflejarse.

Hay otras formas de tallar los diamantes alternativas a la talla brillante. Las más conocidas son la princesa, la marquise, la baguette, la pera, la corazón o la esmeralda. Cada talla de diamante tiene sus características únicas y un atractivo particular. En Barney Barnato sentimos fascinación por los diamantes en talla brillante, pero también utilizamos en nuestras colecciones de joyería con diamantes otras como la marquise que hacen parecer el diamante ligeramente más grande, o tallas como la princesa o la baguette con algunas líneas rectas que le otorgan un reflejo más lineal y moderno.

¿Qué tiene más valor, un diamante o un brillante?

Al valorar la diferencia entre un diamante y un brillante, siendo siempre la piedra preciosa el diamante, si comparamos una piedra de igual pureza, color y tamaño en peso, lo que llamamos quilates en los diamantes, el trabajo desempeñado para tallar la gema y la calidad de este tallado siempre otorgarán un valor añadido al diamante. Bien es cierto que una buena talla incrementará el valor de la piedra preciosa, si bien una gema mal tallada lo restará.

Pin It on Pinterest