Cuidados

Cuidados de joyería

Si una joya se luce y guarda con cuidado, rara vez requiere de un mantenimiento extraordinario, aun cuando se use todos los días. Aun así, las joyas son piezas de gran valor y en la mayoría de los casos delicadas, por lo que debemos tratarlas siempre con el máximo esmero.

El uso diario normal y los agentes externos como los cosméticos, el calor, la humedad o la transpiración, al entrar en contacto con las joyas, pueden contribuir a disminuir el estado de las superficies de los metales preciosos y sus acabados, así como de las piedras preciosas y semipreciosas.

En muchos casos el fenómeno que altera el estado de los metales y modifica su aspecto, haciendo que los colores se vuelvan más oscuros y opacos, lo denominamos oxidación. La importancia y velocidad de dicho fenómeno depende de muchos factores. Para conseguir reducir su incidencia es conveniente impedir que las joyas entren en contacto con detergentes, cremas, perfumes y con el agua, en particular con el agua de piscinas con cloro y de las fuentes termales. Además, las joyas no deben exponerse a cambios bruscos de temperatura.

Para un correcto mantenimiento de las joyas es recomendable limpiarlas después de cada uso con un paño suave. Si la suciedad persiste, mezcla un poco de jabón neutro con agua tibia y frota el artículo con un cepillo de dientes suave, secándolo posteriormente con un paño seco.

Es necesario comprobar con frecuencia que los cierres estén en buen estado y prestar atención al acabado de la joya y a las piedras que lleve. Es recomendable comprobar con frecuencia el engaste de las piedras, asegurándose de que están todas bien colocadas y evitar así que se caigan y se pierdan.

Es igualmente importante el cuidado a la hora de guardar tus joyas. Deben guardarse siempre por separado y fuera de la exposición a la luz solar y lejos de sitios cálidos. Puedes guardar tus joyas en bolsitas individuales de plástico con cierre hermético para retrasar su oxidación. No guardes tus joyas en un baño o en sitios húmedos. Las cajas de regalo Barney Barnato no están diseñadas para mantener las joyas en perfecto estado por tiempo prolongado, ya que no son recipientes herméticos y pueden dejar demasiado expuestos los artículos si no son utilizados en largos períodos de tiempo.

Se debe tener especial cuidado con las piezas bañadas en rodio u oro amarillo o rosa, ya que son más frágiles y susceptibles de perder el color con el paso del tiempo. La velocidad a la que este baño pueda desaparecer depende de múltiples factores como el roce constante, el uso de productos químicos o cosméticos en la piel, el grado de transpiración corporal o incluso el PH de la piel de cada persona. Por este motivo, es especialmente importante tener un cuidado adecuado de tus joyas bañadas en oro. En cualquier caso estos baños son siempre recuperables y en nuestro taller de joyería te daremos el servicio personalizado que devuelva el estado inicial a tus joyas.

Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de email: comercial@barneybarnato.es o llamando al teléfono +34 876 162 101. Te responderemos de inmediato.

Pin It on Pinterest